Poco a poco el futuro de las tendencias arquitectónicas va naciendo y moldeando una nueva visión de los entornos de construcción a nivel mundial.
Ya podemos ser testigos de viviendas cada vez más inteligentes, con tecnologías como Ring, que en sociedad con Amazon, nos prometen viviendas más seguras y tecnológicas.
Durante las últimas dos décadas, la industria de la construcción ha estado sujeta a cambios dramáticos, allanando el camino para un futuro en el que los conceptos espaciales tradicionales son más válidos. Ahora, el compost se está utilizando para materiales de construcción, el financiamiento colectivo y el diseño colaborativo y estos se han convertido en enfoques cada vez más populares para los proyectos arquitectónicos ya que hay un enfoque en la importancia de la infraestructura verde, la eficiencia energética, y la línea entre el espacio público y privado se está volviendo cada vez más invisible.
De hecho, encontramos cambios bastante impresionantes gracias a que la tecnología se ha acelerado a un ritmo increíble. Y la influencia de la tecnología en la arquitectura se hace cada vez mas evidente.
La arquitectura, tal como la conocemos, es probable que desaparezca y, en el futuro, el papel de los arquitectos puede ser muy diferente al papel de que reconocemos hoy en día. Los especialistas en, por ejemplo, ciencias ambientales y antropología social se convertirán en miembros activos del equipo en estudios de diseño, trabajando en proyectos complejos que requieren conocimiento en diferentes campos.
Es razonable esperar que el surgimiento de especialistas en varios campos eliminará muchos de los perfiles de trabajo que existen actualmente en la industria de la construcción.

Realidad virtual y arquitectura inmersiva

Imagina un mundo artificial que puedes observar, en donde puedes caminar, tocar objetos y ver que todo lo que te rodea en tiempo real. Esto constituye la realidad virtual inmersiva y esos espacios se crean utilizando una combinación de gráficos de computadora, tecnología de rastreo inalámbrico, auriculares, proyectores HD, vidrio polarizado y más, todos trabajando juntos para crear experiencias interactivas y de la vida real. El mundo del diseño y la ingeniería virtual en 3D es un campo de rápido crecimiento y en estos campos se están desarrollando algunas ideas seriamente avanzadas.
La tecnología de realidad virtual ha experimentado rápidos desarrollos en los últimos años y esto es más evidente en la industria de la arquitectura, la ingeniería y la construcción. Cada diseño pronto se hará utilizando la realidad virtual; permitiendo al usuario sumergirse completamente en un modelo 3D (BIM) a escala 1: 1 que puede manipularse y proporciona una sensación de presencia increíblemente precisa en un espacio que aún no se ha construido.

Big Data y Smart Cities o ciudades inteligentes

A pesar de que Big Data es una tendencia marcada actualmente, creo que, en muchos sentidos, sigue siendo un concepto relativamente nuevo e inexplorado.
Sin embargo, su potencial para el análisis humano ya es obvio. Esto lo convierte en una parte perfecta e integral de la planificación y creación de ciudades inteligentes.
A medida que las poblaciones crecen y los recursos se vuelven más escasos, el uso eficiente de estos bienes limitados se vuelve más importante. Las ciudades inteligentes son un factor clave en el consumo de materiales y recursos. Construidas e integradas con big data, las ciudades del futuro se
están convirtiendo poco a poco en una realidad.
Con el crecimiento de nuestra población y el advenimiento de ideas como el big data y el Internet de las cosas, el paso natural que darán las ciudades es estar más interconectadas. Ya hay millones de sensores instalados que monitorean varias cosas en las metrópolis. En un futuro cercano, estos sensores se multiplicarán hasta que puedan monitorear todo, desde postes de luz y cestos de basura, hasta las condiciones de la carretera y el consumo de energía.
Estas ciudades inteligentes nos permitirán hacer un uso más eficiente de nuestros recursos, reducir nuestro consumo de energía y construir nuestras ciudades para maximizar la eficiencia. El Big data es esencial para comprender cómo se mueven las personas en las ciudades, cómo se usa la energía, cómo interactúan los diversos aspectos de la infraestructura y mucho más.

Robots de arquitectura e impresoras 3D

La forma en que hacemos las cosas ha cambiado, pero cambiará aún más drásticamente. La robótica está llegando a la industria de la construcción. No pasará mucho tiempo antes de que estemos asistiendo en el diseño de un proceso de construcción que involucre robots de ensamblaje. La robótica asistida, en la que un humano y un robot trabajan juntos para dirigir el proceso de construcción, también está en el horizonte.
La construcción robótica y la impresión en 3D son el futuro.
Hemos visto la impresión 3D de artículos de consumo, pero los nuevos algoritmos pueden realmente valorar la ingeniería de una estructura, al tiempo que resuelven la ecuación para la resistencia estructural y el uso de materiales.
En arquitectura, hemos visto que las herramientas de diseño paramétrico ayudan a crear estructuras asombrosas. Ahora, el uso de impresoras 3D a gran escala ayudará a impulsar la materialidad de esas estructuras. La construcción impresa en 3D ampliará enormemente los límites de las tecnologías de
construcción.

Ciudades verticales

La tierra se está volviendo escasa a medida que la población mundial crece y los cambios ambientales reducen la cantidad de espacio habitable. Algunos pensadores creativos dicen que la solución es construir.
Pero a medida que la tierra se vuelve cada vez más escasa, ¿cómo podrán nuestras ciudades ya ocupadas acomodar a millones de personas más?
Para ser sostenibles, las ciudades necesitarán ser más conocedoras del espacio, lo que permitirá no solo espacios comerciales y residenciales, sino también infraestructura y servicios públicos que podrán hacer frente a una mayor población, como carreteras, escuelas y hospitales.
La humanidad actualmente enfrenta desafíos urgentes y difíciles, que incluyen el deterioro perpetuo de nuestras tierras cultivables y recursos naturales, el cambio climático, el rápido crecimiento de la población y la destrucción del medio ambiente.
Si bien la idea de las ciudades verticales se está volviendo cada vez más popular, la agricultura vertical ya es una realidad y está un paso más cerca de nuestras nuevas viviendas urbanas de gran altura.
La agricultura controlada se ha vuelto popular entre muchos horticultores y empresarios, ya que es la solución a los efectos negativos que la agricultura tradicional puede tener en nuestro medio ambiente. Si bien también apoya el aumento de la demanda, a medida que la población crece y las tierras agrícolas disponibles se reducen.
Y proyectando el futuro, las ciudades verticales parecen estar en la mente de muchos grandes pensadores y pioneros.
COMPARTIRLO EN
Copyright © arquirecursos. Diseñado Por OddThemes